Tipos de ánodos para hélices

La corrosión de la hélice es un fenómeno que se da, debido a que esta pieza de metal es sumergida al agua y por lo tanto se produce una corriente eléctrica que logra deteriorar la pieza. Para combatir esto, se han diseñado los ánodos para hélices, estos productos náuticos son piezas elaboradas de aleaciones metálicas mayores, es decir, tienen un potencial de reducción más negativo, lo cual es beneficioso, dado que permite que se desgasten progresivamente en vez de deteriorarse la hélice. En el mercado existen muchos ánodos para hélices, los cuales se elegirán dependiendo de la embarcación y del tipo de agua en donde navegue.anodo-kgf25-helices-de-proa-vetus-fni-a-2626628-anodos-para-helices-sailingcabodegata.com-350x350.jpg

¿Cuál es la importancia de los ánodos para hélices?

La importancia de estas piezas aerodinámicas es que ellas logran proteger catódicamente a las hélices de la corrosión, pues la elaboración de estas piezas cumple con las normas más estrictas del mercado, y al ser colocadas en las hélices, las protege por un largo tiempo.

Es importante que no se pinten los ánodos, pues ellos deben testar en contacto directo con el metal para que funcionen correctamente, además, se deben limpiar con un cepillo especifico para poder eliminar la corrosión y asegurar que duren un tiempo más prolongado.

Tipos de ánodos para hélices

Los ánodos para hélices van a depender de la zona en donde navegue la embarcación, sea en agua salada, dulce o salobre, y se tiene ánodos de magnesio, de zinc y de aluminio. Es importante que se conozcan los ánodos que van de acuerdo al tipo de agua donde navegue la embarcación y no se sustituya por materiales de otra clase, dado que supondría un riesgo para la embarcación.

  • Ánodos de magnesio: Se usan más que todo en embarcaciones que se desplazan por aguas dulces; son ánodos con potenciales eléctricos más negativos y ayudan en aquellas zonas donde es mayor la resistividad del electrolito. Al irse deteriorando se vuelven más negativos, más frágiles y causará la separación del recubrimiento, por ello, se deben revisar constantemente e irlos limpiando para eliminar la corrosión.
  • Ánodos de zinc: Se usan en aguas saladas, puesto que en ese ambiente es menor la resistividad. Son los ánodos más usuales, puesto que las embarcaciones optan más por estas aguas. No se recomiendan en temperaturas altas, dado que se vuelven negativos y no cumplen su función principal.
  • Ánodos de aluminio: Se usan en embarcaciones que naveguen en aguas salobres, pues son menos pesados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s